Ateos malotes, qué miedo.

mayo 28, 2012

Este fin de semana la aguas han bajado revueltas en el mundo del ateísmo. Una acción de un grupo ha derivado en enfrentamientos por Twitter que van a derivar al mundo real, indudablemente.

Introducirse en el Congreso Mundial de la Famila para desde allí desmontar las burradas que dicen puede parecer en principio una buena idea aunque EMHO es bastante inútil porque, ni vas a convencer a los que están dentro, ni vas a decirle nada que no sepan a los que están fuera. El problema viene cuando, en vez de adoptar un perfil bajo de mero informador (cosa que hicieron el segundo día), se dedican a trolear el muro de Twitter del congreso con chiquilladas de niños de 5 años, a adoptar actitudes chulescas como informar en el muro de que están infiltrados dando los nick de los tuiteros o, cuando uno de ellos fue expulsado, retar públicamente a la seguridad del congreso a encontrarles.

Actualización: cuando he redactado el post esta mañana me he cortado de escribir algo que sabía pero, ya que lo dicen ellos mismos en los comentarios, ahora terminaré la frase: Retar públicamente a la seguridad del congreso a encontrarles mientras ellos los mareaban impunemente desde la seguridad de sus casas (a excepción de uno de ellos el sábado por la mañana que sí acudió al congreso) es otra enorme chiquillada.

Cierto es que los responsables del WFC pecaron no ya de ingenuos sino de imprudentes al no habilitar un filtro previo de tweets, ya que si hubieran llegado a Trending Topic se les hubiera llenado de spam, pero echarles a ellos la culpa de los troleos porque visten el muro de twitts como putas es de un cínico subido. Si me dejo la puerta de casa abierta y me roban, el responsable es el ladrón, no soy yo. Y de paso, aunque ellos se escuden en que no hablaban en nombre de la comunidad atea, lo cierto es que les han dado un motivo estupendo para su victimismo y que encima es cierto y cargado de razón para atacar a los ateos en general y sin distinciones.

No todos los ateos compartimos esa actitud porque somos conscientes de que se nos puede volver en contra y cuando públicamente les afeamos la conducta se armó la marimorena, solo recibimos burla y sarcasmo del grupo y derivó en un agrio enfrentamiento. Se nos recomendó que esas críticas las hiciéramos en privado y yo, lo siento, pero si tu actitud me perjudica y me ponen en evidencia frente a terceros te lo tengo que recriminar públicamente ante esos terceros. Lo de lavar la ropa en casa me parece más propio de otros colectivos. También me parece curiosa la actitud de un grupo que propugna el pensamiento escéptico: es incapaz de encajar la más mínima crítica y se escuda en la solidaridad de grupo. Nuevamente me parece una actitud de otros colectivos.

Pero si algo me dolió por encima de todo fue que a los que criticamos la acción se nos llamara «presuntos ateos». Vamos, «No discrepes, no opines, no cuestiones o no eres de los nuestros» ¿Aún no se han percatado de que están incurriendo en los mismos defectos que señalan en la Iglesia?

Podríamos incluso pensar que su objetivo no es señalar y criticar sino pasarselo bien troleando, haciendo mofa y befa de la Iglesia, pues en este caso también me opongo. Esa actitud les sirve para generalizar al resto de los ateos. Cuando alguien me explique la crítica inherente en el «caca, culo, pedo, pis» a lo mejor cambio de opinión.

Hale, ya pueden ponerme a parir en los comentarios.