De e-books y gintonics

febrero 28, 2012

Ayer, a raíz de una opinión que encontré en Kindle sobre un libro escribí este tuit

Y algunos me han contestado diciendo que un gintonic puede merecerlo pero un e-book no. Pero es que la historia de precisamente ese e-book hace que la queja sea ridícula por dos razones: tienes un montón de opiniones para basarte antes de hacer la compra (y las mas fundamentadas la ponían a caer de un burro) y podrías haberte bajado ese e-book gratis y luego, si te gustaba, comprarlo.

Cuando Bruno Nievas escribió «Realidad aumentada» ninguna editorial la quiso publicar así que decidió colgarla en su web (alojada en Dropbox, ole) y 42.000 descargas después, B de Books decide revisarla, editarla y venderla tanto en forma impresa como digital, está última a la astronómica cantidad de 0,94 €. Ya no está disponible de forma gratuita en la web pero el libro de Nievas está a una busqueda de Google de su descarga gratuita porque el autor así lo quiso en un principio.

Quejarse solo de que te has gastado 0,94 € en algo que no te ha gustado me parece una queja ridícula. Quejate del argumento, de los personajes, realiza una crítica constructiva para el autor pero solo decir que no vale 0,90 € es absurdo.

Apostilla: lo del gintonic esta usado como ejemplo de algo que pone sus precios a consecuencia de una «burbuja». Los que dicen que un gintonic puede valer 12 € (por norma general en el centro de Madrid) que viajen al 2010 y lo vuelvan a decir. En 2010 hubiera sido mas coherente usar el mojito a 10 €.