Lento

febrero 18, 2008
Mi prima me regalo su coche para que pudiera ir a trabajar por los coles de la Region. Me dijo que no le metiera mucha caña. Cuando voy al lugar de trabajo le piso un poco aunque procuro que no pase de 110-120 km/h ya no solo porque no esta para esos trotes sino que además hace un ruido de mil demonios.

Pero cuando vuelvo a casa, como no trabajo por las tardes, el coche no lo subo de 90 y la percepción de la autopista cambia por completo. Obviamente, me adelanta todo el mundo pero los arboles no son manchas verdes, puedo leer los letreros perfectamente, me siento bien.

···Hocus Pocus… Y desapareció.