A veces sobran las palabras

octubre 23, 2006
   Subo en el bus esta mañana. Sube una niña con su abuela, 8-9 años, gafas y coletas, se sienta en la plataforma que hay sobre la rueda. Sube una inmigrante magrebí con sus hijos. Uno de ellos se sienta junto a la niña, ya se conocen porque comienza a hablar…. en lenguaje de signos.

   A veces sobran las palabras y yo sin pilas en la cámara.

   Hocus Pocus… Y desapareció.